15 de mayo de 2017

¿Cómo publicar un libro en Honduras por primera vez?


YONNY RODRÍGUEZ | Ojojona

En los últimos días algunos amigos y amigas me han consultado, valga su confianza, cómo se publica un libro, es decir, cuál es el proceso a seguir hasta tenerlo finalmente en las manos. En ese sentido y a partir de mi reciente experiencia puedo dar algunas luces al respecto.

Lo primero es tener el documento final en orden. Esto es, diagramado, con sus textos e imágenes dispuestos de acuerdo con los requerimientos del autor o institución. Se recomienda llevarlo en formato PDF a la imprenta solo para someterlo al tiraje, incluyendo el tiro y el retiro (portada y contraportada).

Dentro de estos insumos no debe faltar el código International Standard Book Number (ISBN), más conocido popularmente como código de barras. Este lo proporciona la Biblioteca Nacional Juan Ramón Molina a través del señor Remo Flores y consiste en la ficha bibliográfica del libro.

De forma previa, el interesado en publicar tiene que poseer un talonario debidamente acreditado por el Sistema de Administración de Rentas (SAR). Esto le servirá para cobrar sus libros en las librerías. Este es un proceso que resulta engorroso como inútil.

Así, se debe acudir a la SAR a gestionar el Registro Tributario Nacional (RTN) de persona natural (o jurídica, en el caso de ser una organización quien lanzará el libro). Ya con el RTN en mano, se procede a solicitar el contrato que contiene el Código de Autorización de Impresión (CAI) que portará cada factura del talonario. Luego hay que dirigirse a una imprenta legalmente certificada por la SAR a requerir un talonario. Siempre es recomendable cotizar antes la imprenta.

Precios


Esta es la pregunta más difícil que se le puede hacer a quemarropa a un impresor o a un escritor, pues dar un precio final del tiraje dependerá de varios aspectos como el número de páginas, cantidad de ilustraciones (si las lleva), tipo de papel, material de la portada, cantidad de libros (las imprentas se guían por el principio económico de “cuanto mayor sea el tiraje tanto menor será el costo”); imprenta, entre otros.

Por tal razón es capital hacer diversas cotizaciones en varias imprentas a fin de elegir la que ofrezca la mejor calidad y el precio más conveniente.

Es oportuno mencionarlo, hay muchas imprentas o fotocopiadoras industriales que dejan mucho que desear. Siempre es necesario un consejo a tiempo. Un libro de buena calidad no permitiría ser impreso como fotocopia. La prueba de fuego para averiguar si es fotocopia es dejar caer sobre las letras una gota de agua, si se riega lo es, de lo contrario será offset o impresión editorial.

Por otra parte, muchos lectores, escritores e impresores se quejan de trabajos cuyas hojas se desprenden al solo abrirlos. Lo anterior porque en la imprenta no se les ha aplicado la cantidad suficiente de pegamento.

Editorial


En la capital hondureña hay un singular número de editoriales que son a la vez imprenta, o viceversa. En este sentido, hay que procurar acercarse a las que, como mencionamos arriba, den calidad y conveniencia. Un escritor primerizo, dada su inexperiencia, puede ser envuelto por personas sin escrúpulos que le piden cantidades exorbitantes solo por estampar un logo y escribir un prólogo. Por este motivo es necesario informarse lo más posible.

Producto en consignación


Cuando los libros ya están en poder del dueño los llevará a las principales librerías. El autor decidirá cuántos ejemplares dejar, al mismo tiempo sugerirá el precio de venta, es decir, el que el librero pagará al escritor después de una venta parcial o total de lo consignado. A cambio el local exigirá su factura.

En conclusión, no hay precios fijos, más bien son indefinibles a primera vista, hay muchos elementos que comulgan para poder tener en manos el ansiado ser. El consejo es agotar las imprentas hasta obtener la que convenga más, vale mucho la paciencia y el regateo para llegar a un precio justo para ambas partes.
Para Comentar Elige el Sistema de Comentario de tu Agrado:

Blogger
Facebook