19 de junio de 2017

El «amanecer protagónico» de Livio Ramírez

Fotograma del poeta olanchitense Livio Ramírez.

GALEL CÁRDENAS │ Tegucigalpa

1


Conocía a Livio Ramírez cuando regresó de su segunda patria, México. Eran los años setentas del siglo XX, donde nacimos y nos formamos como usuarios de la palabra irredenta en las lides de la estética.

Era el tiempo cuando reproducía desde la Dirección de Extensión Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras textos poéticos fundamentales como el famoso poema “Piedra de Sol” del Octavio Paz, mismo que no circulaba en la bostezante Tegucigalpa.

Prontamente nos hicimos amigos, y de ese modo pude conocer la personalidad y pensamiento universal de Livio Ramírez, un poeta esencial para la poesía hondureña contemporánea.

Vivíamos la época de la bohemia y la acción contestaría,
organizada o no, compartíamos visiones de mundo en proyectos colectivos y trabajos de producción personal.

En fin, fuimos a lo largo de las décadas formando un compañerismo y una amistad signada por nuestras lecturas políticas, poéticas, filosóficas y del arte en general.

Livio Ramírez se convirtió en el ámbito nacional en un maestro que organizó y desarrolló talleres de poesía desde donde egresaron poetas con una nueva factura estética muy importante, tanto que hoy forman parte de la nueva poesía joven hondureña.

El poeta Ramírez Lozano, maneja una presencia constante en el ámbito literario nacional y regional, es, además, interlocutor transgeneracional que asiste a los más importantes eventos culturales con el fin de calorizar y destacar el casi yermo valle de la cultura nacional, reprimida por el sistema político neoliberal empeñado en destruir estructuras institucionales y promocionales de la misma.

En materia política está inserto en las huestes de los escritores orgánicos a la usanza gramsciana, que prosiguen la senda de la refundación de la república hondureña mediante la redacción de una nueva Constitución.

2


ESCRITO SOBRE EL AMANECER (1990, México D.F.) es un poema de largo aliento que, usando el yo poético como vocería de un sentimiento universal humano, se convierte en portavoz de ese gran sentimiento de cargar sobre sus espaldas “ese cansancio explicable/ de mis instrumentos de trabajo”.

Tal vez de Vallejo tenga sólo ese propósito y ese tono lejano de imprecación sostenida como hablándole al mundo con furia interna y comedida, casi telúrica. Tal vez, y sólo eso, en un poema caben todas ellas como reclamos, iras, furias, rabias de humano decir: “¿Cuántos puños caben en mi mano? / ¿cuántas voces confluyen / en mi monólogo feroz”?

Es que el poeta asume como un obrero su piocha de trabajo, con su barra de arrancar la tierra, en ese oficio de bucear cavando la palabra.

ESCRITO AL AMANECER usa verbos que poseen tal grado de fuerza, emoción y volición contundentes como una sola blasfemia que va apartando esto de aquello hacia un mundo vasto de humanidad irremediable.

El poeta decide que la palabra es su tierra, por eso cava en ella, metido hasta la profunda significación mítica del mundo simbólico que posee el signo lingüístico, en donde la palabra es “pozo peligrosísimo” y más bien “arena movidísima”, como si en sus entrañas pudiera arrancar un poco de sentido de lo que sucede en la superficie del mundo objetivo que como un iceberg sólo muestra lo anodino y no aquello que es “alga abominable”.

Construido el poema con 16 estrofas, a lo largo de ellas, desde el mismísimo Madrid, el poeta expresa ese coraje que implica la escritura concomitante con “El país (que) tiembla de acontecimientos”.

Con su “código de fuego” que es su manifestación humana y estética, huracanado en el desgarro de la noche geológica, donde la batalla de las palabras son aullidos perfectos y viscerales, el poeta ve el amanecer protagónico de entraña que es la misma hoguera humana que lo catapulta hacia el encuentro de todos los continentes arrebatados por el amor furioso e incontenible.

ESCRITO AL AMANECER es un texto poético imprecante, reclamador, fustigante, esencial, es un vertedero de seres humanos que bullen como “como armas explosivas” de palabras que son columnas fluyentes.

POESÍA │ La voz de Alberto Destéphen

El poeta comayagüense Alberto Destéphen en el lente de Fabricio Estrada.

ALBERTO DESTÉPHEN SOLER. Es hondureño, nació en San Luis, Comayagua; ingeniero eléctrico industrial egresado de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Tiene una maestría en Matemática Educativa por la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM). Asimismo, ha cursado estudios de Física. Docente de la UNAH y la UPNFM en el área de Matemáticas. Publicó los libros “Raíces nocturnas” (1998), “Palabras con tierra” (2002), “Manzanos del Edén (2005) y “Salve invierno”, entre otros. Actualmente dirige el conversatorio artístico Café y Té y 13 Lunas Revista Cultural.


PALABRAS LÍQUIDAS

Ven, vamos
a las líquidas señales.

A la lozanía de las vertientes,
a los aromas,
al agua de los arroyos.

A los pájaros azules de los ríos,
a los pechos de la luna,
a las lunas de tus pechos.

Al agua que está cayendo
en mis manos,
del agua de tus manos.


MANZANOS DEL EDÉN

No eran los pinos de intenso color,
ni el río que cruzaba una sola vez,
en donde las sombras de nuestros deseos
enlazaban nuestras manos y besos.

Eran tu mirada y la mía,
alambres en el viento
donde los pájaros sostenían
su concierto estival.

No era el agua que caía de tu boca
ni la curva de tu vientre,
donde lentamente
fluía el dolor de mis manos.

Era la serpiente, la serpiente del Edén,
que nos daba el secreto de Dios
mientras los ángeles dormían.


JAQUE AL MIEDO

Desde aquí
hago jaque al miedo.
La noche
es un juego del sol,
las libélulas,
milagro del río.

Desde la galaxia de mis ojos
no imploro
un jeroglífico de la bondad.
Solo quiero
el prodigio
de la ciudad de las hormigas.


LA PUERTA

Entro…
la nostalgia baja de la madera,
la puerta tiene aroma;
polilla de nombres,
residuos que tocan mi corazón.
Letrero de “STOP”,
tedio de las calles
de los mismos nombres de las cosas.

Silencio entre ella y yo,
entre su mirada y mi soledad
Salgo…
siento el golpe de la cerradura
apretada a su pecho.
Llora mi ausencia
descubriendo
mi rostro en el espejo.


PARADOJA

Mi mente no para su reloj
en la red de las comedias.

Vidrea la muerte
hilando,
despedazando el peso
que no soportan mis ojos.

En el eco de mi espasmo
explotan mis células.
Cámaras vigilan las rutas
donde es imposible reír con pureza.

Mi ropa es cómplice,
mis zapatos enemigos de la tierra.
No confío en el reflejo de la luna,
en mi desnudez luzco perfecto.


SEMEJANZA

Ha  olvidado
a quienes
sepultaron los sueños,
a los que detuvieron sus lunas.

Fuera de los celajes
más allá del azul,
entre todos los días,
más allá de los días,
están los sonidos
del orden pleno.

-Es la perspectiva de la semejanza,
la clara y perfecta vista de los hombres-

 Se ve  henchida de sueños,
de sueños prohibidos
que acechan.
Sale por sus ojos
el sol
desde que se inventa colosal.

Se mira  desde las manos,
desde los pies,
desde su sombra;
desde la leve luz en su pecho.

 Son sonoros   los días
y absurdas las calles;
en sus ojos brota el agua
desde que por su pecho
entran y salen los sueños.

13 de junio de 2017

Mary Portillo, una barista apasionada por la calidad del café

YONNY RODRÍGUEZ | Tegucigalpa

Las apariencias engañan, en absoluto. Mientras se realizaba el Campeonato Nacional de Barismo, un colega me preguntó quién era la muchachita de negro, naranja y blanco que estaba por la puerta del salón. Le contesté que no la conocía.

La ganadora blande el trofeo que la acredita como ganadora del VII Campeonato Nacional de Barismo.

Más tarde, después de una reñida y emocionante final, los jueces coronaron campeona a Juana María Portillo Romero, barista líder de Café Capucas. Allí confirmé que grandeza y destreza no se miden conforme prejuicios.

Antes de este éxito, me acerqué a ella, y a propósito de su labor en una de las actividades más socializadoras del mundo, conversamos sobre algunos aspectos de su vida y de su profesión.

¿Quién es Mary Portillo?

Soy una joven que ama a Dios y busca hacer su voluntad. Soy dinámica y apasionada por lo que hago, siempre busco el lado positivo de lo que pasa a mi alrededor; me encanta colaborar con el que necesite mi ayuda y me identifico con la gente sencilla.

¿Que Occidente sea productor de café influyó para que usted se hiciera barista?

Claro que sí, influyó mucho. En primer lugar por ser del mismo lugar donde se produce el café, luego, por conocer y haber vivido todo el proceso, sentirme identificada con su labor, saber que el café es uno de los patrimonios más fuertes de mis padres y de toda mi familia y, sobre todo, saber que justo en mi tierra se produce buen café; asimismo, conocer todo el proceso hasta el pergamino seco fue otra de las cosas que me motivó. Además, Café Capucas, la empresa para la que trabajo y, por ende, la que represento, es una cooperativa donde mi familia también es socia: es esfuerzo y trabajo de todos para beneficio de todos.

¿Cómo ha logrado desarrollar la sensibilidad de percibir el perfil de una taza de café?

Creo que además del amor y la pasión por el café, es muy importante rodearse de gente conocedora del tema, personas que sean muy dadas a enseñar o transmitir conocimientos y experiencias, por ejemplo, mi entrenadora Lourdes Villeda, nuestra catadora Iris Alvarado y nuestro gerente general Omar Rodríguez, quien nos ha apoyado incondicionalmente y siempre busca traer a Café Capucas gente experta y diferentes organizaciones de otros países para que crezcamos en conocimiento y desarrollemos la sensibilidad para disfrutar una taza de café.

¿Cómo ha sido su experiencia trabajando para Capucas?

La verdad nunca me imaginé que fuese tan interesante: de mucho aprendizaje y crecimiento; conocer y compartir con tantas personas lindas dentro y fuera de la empresa no tiene precio. Muy agradecida con Dios por llevarme hacia Café Capucas, también con la empresa y con todo su equipo por permitirme formar parte de tan prestigiosa empresa.

¿Cómo se siente utilizar el café que se ha producido en las fincas de Capucas?

Pues, muy interesante, ya que también nos permite trabajar el café desde que se fertiliza hasta que el grano está completamente maduro. Al momento de demostrar o hacer una presentación con este café se siente mayor seguridad porque uno ha vivido todo su proceso, lo conoce desde la plantación, conoce a su productor y eso me hace estar más feliz, ser más apasionada y mucho más segura.

¿A qué se refiere cuando habla de seguridad?

A que cuando un barista está frente a la barra debe estar muy pendiente de la calidad, eso le va a transmitir seguridad al cliente, así, al servirle una taza de café, no es necesario ver su gesto, cómo reacciona, pues él percibe la seguridad, la confianza con la que se le sirve su bebida, y otra cosa, si está bien hecho, ¿por qué dudar? Es como una falta de respeto al café.

Hábleme del World Coffee Championship que se realizará este año en Corea del Sur.

Creo que tenemos suficiente tiempo para hacer un buen trabajo. Tenemos hasta noviembre para prepararnos. No es tiempo para confiarnos, para estar tranquilas, sino para dar lo mejor, para tratar de extraer la mejor expresión del café y buscar representar dignamente a Honduras, pues el café es uno de sus patrimonios, también de la zona de Occidente, que es a la que represento a través de Café Capucas. Entonces vamos a entrenar fuerte, hacer buenos preparativos, sobre todo, confiando en Dios que vamos a llegar lejos.

¿Qué significa ser barista en Honduras, cómo ve la profesión en cinco años?

El barismo en Honduras es un reto porque en ocasiones no se cuenta ni con el entrenamiento ni con el equipo adecuado, no obstante esto representa una buena oportunidad, pues es algo que está creciendo rápidamente en HondurasDentro de cinco años veo la profesión como algo muy avanzado, lleno de tecnología, con más posibilidades, con muchas más personas involucradas en el área y mayor cantidad de gente productora de café buscando cómo invertir, cómo capacitar su gente para poder demostrar la calidad del café y poder servir una buena taza de café, sobre todo, respetando la calidad con que el caficultor lo produce.

¿Qué otras habilidades debe poseer una persona para ser barista profesional?

Pues, primero debe gustarle el café, lógicamente, puesto que es algo de prueba y error: con frecuencia se prueban las bebidas ya que hay que saber lo que se  le sirve al cliente; tener mucho deseo de superación y de aprender, saber aceptar los avances de la tecnología y buscar aprenderlos, entre otras, actualizarse constantemente porque este mundo va muy de la mano con la tecnología y si no se está actualizado, pues, se queda con técnicas pasadas que, en su momento estuvieron bien, pero ahora ya han sido superadas.

¿Usted provee cursos o solo se dedica a su trabajo en Capucas?

Tenemos un proyecto de entrenamiento. En la actualidad hay mucha gente capacitándose con nosotros. Nuestra propuesta va desde el curso básico hasta diferentes niveles de art late. Las personas deciden qué cursos tomar y nosotros nos acomodamos a su tiempo. Además, los precios son más accesibles comparados con los de otras academias.

¿Cree que esta profesión ha llegado donde debe o necesita más incentivo?

El barismo ha crecido en Honduras, pero necesita más interés de parte de los que trabajamos en el área, asimismo, la profesión también necesita que algunas instituciones o empresas inviertan más en la implementación de nuevas tecnologías; sin embargo, vamos paso a paso, no podemos apresurarnos, querer abarcar todo de un sola vez o intentar exigir demasiado.

Mencione temas que se aprenden cuando se estudia barismo.

Hay muchos y no podré mencionarlos a cabalidad, pero el más relevante al momento de estudiar barismo es la importancia de la calidad del café especial. Se debe cuidar la calidad para cambiar la mentalidad del consumidor. También están la importancia de las moliendas, los tipos de agua, los tipos de leche que se utilizan porque estas pueden afectar. Es todo un mundo y va desde que se selecciona la variedad de café y se deposita el grano al molino hasta que se sirve en la taza.

¿Cree que va a superar la actuación de Dublín este año, adónde aspira llegar esta vez?

Creo que cada año aprendemos más y superamos nuestro nivel, entonces estaría muy bien mejorar la presentación, mejorar la imagen del país, y como siempre he dicho, nadie compite para perder, así que vamos con todo, queda prepararnos de la mejor manera, luego pasará lo que tenga que pasar porque Dios es quien siempre tiene el control.

¿Tiene algo más que agregar, alguna experiencia en particular en el mundo del café?

Solo felicitarlo y a la vez darle las gracias por interesarse en personas que estamos involucradas en el hermoso rubro del café, que como el resto actividades productivas, también requiere de mucho esfuerzo. Lo motivo a seguir haciéndolo, ya que es muy importante y necesario.

9 de junio de 2017

Muchas actividades para el Día Mundial del Malabarismo


YONNY RODRÍGUEZ │ Tegucigalpa

TeguzClown Teatro toma la iniciativa de celebrar el Día Mundial del Malabarismo en Honduras, por tanto, tiene preparado desde ya un repertorio de actividades, talleres y espectáculos en la capital y en el municipio de Tatumbla.

Los que han desarrollado con disciplina y trabajo la habilidad de manipular objetos con diversas partes del cuerpo, sobre todo, las manos, tienen su día en particular, el 17 de junio, y hablamos de los malabaristas, un arte tan viejo de ejecutarse como otras artes y otras atracciones en los circos.

Para nadie es ajeno hablar de malabares. Los hemos visto en cualquier lugar, pero donde más abundan es… sí, allí, en los semáforos capitalinos, justo cuando estos cambian del verde al rojo. Y tal vez no se deba a una simple coincidencia. Los que juegan con malabares suelen llevar en sus vestuarios colores tan primarios como los característicos de aquel aparato vial.

Y desde luego, nos hemos centrado en el arte callejero, sin embargo, en Tegucigalpa y San Pedro Sula hay compañías escénicas que poseen en sus catálogos obras malabarísticas, a saber: Teatro Taller Tegucigalpa y TeguzClown Teatro, por mencionar un par.

Estos artistas deben ganarse la vida haciendo lo que les fascina. Aunque no siempre se salen con las suyas. El año pasado, la flamante comuna capitalina les prohibió trabajar en los semáforos, a razón de que los conductores se crispaban de nervios al verlos manejar antorchas y machetes. No obstante, ellos han seguido. En el nivel de las compañías, los malabares se hacen más para animar y entretener que para ganarse la admiración popular.

Talleres para actores urbanos


En este contexto, el malabarista argentino Sebastián Gaetano servirá un taller en el espacio del Centro Cultural de España en Tegucigalpa desde el jueves 15 hasta el sábado 17 del mes en curso.

Con este fin, los participantes deberán asistir en los siguientes horarios:
jueves 15 y viernes 16 de 1:00 p. m. a 4:00 p. m.
sábado 17 de 9:00 a 12:00 p. m.

Para inscribirse, los interesados deben enviar un correo electrónico a info.ccet@aecid.es con la siguiente información:
- Nombre completo
- Número de identidad
- Número de Teléfono
- ¿Por qué quiere realizar el taller?
- CV corto
Cierre de Inscripciones: 12 de junio.

Espectáculos


Viernes 16 de junio

Vuelo AK713, a cargo de AráknidoCirkus
Hora: 6:00 p. m.
Lugar: Alianza Francesa de Tegucigalpa
Entrada libre.

Sábado 17 de junio

Concierto 10

Música, circo y malabares, unidos para celebrar «La Fete de la Musique», la tradición musical del Centro Cultural de España en Tegucigalpa (CCET) y el «Día Mundial del Malabarismo (WJD).»
Hora: 4:00 a 9:00 p. m.
Lugar: Redondel de los Artesanos
Entrada libre.

Domingo 18 de junio

Festival Sazón y Cultura

Se llevará a cabo en el municipio de Tatumbla. Una tarde llena de circo, trova, fotografía, cuentacuentos y gastronomía.

Entre los artistas invitados están Aráknido Cirkus, Jeziel ArtDon y Luis Perdomo.
Hora: 2:00 p. m.
Lugar: La Casona del Sazón, B° El Centro, frente al kínder, Tatumbla, Fco. Morazán. A tan solo 16 km de Tegucigalpa, salida al oriente.
Aportación: Entrada al evento + comida: Lps. 250.00
Entrada al evento: Lps 100.00.
Para mayor información llamar al 2778-2039.